Nuestro cuerpo está compuesto por más de un 70% de agua y éste es el elemento más abundante de nuestro planeta. Así de vital resulta este líquido para nuestra supervivencia, pero ¿sabemos si lo que bebemos cumple con todos los criterios de calidad sanitaria?

Sí tu respuesta es que no, deberías preocuparte, porque tu salud también se define por la calidad de lo que ingieres; beber agua potable no es una opción: es una necesidad. De ahí que sea necesario asegurarse que lo que bebes cumpla con los criterios mínimos de la calidad sanitaria.

Pero ¿cómo saber sí el agua cumple con la calidad sanitaria? Presta atención a la siguiente lista de tips, cambiarán la forma en que ves el agua que sale de tu grifo a diario.

El agua y los controles de calidad sanitaria

¿En qué debo fijarme para saber si el agua que consumo cumple con la calidad sanitaria?

#1 Es incolora, inodora e insípida.
La contaminación o la presencia de cualquier tipo de sustancia puede tornar el agua que consumes de diferentes colores: marrón, gris, blanca. También de olores (a óxido) y sabores (a tierra).
Si quieres consumir sólo aquella que cumpla con los criterios de calidad sanitaria, ésta debe ser totalmente incolora, insípida e inodora.

#2 Ser recolectada de un lugar limpio.
Para que el agua cumpla con los requisitos de ser inodora, incolora e insípida es necesario revisar concienzudamente de dónde es extraída. Los manantiales y pozos profundos son ideales (normalmente en las etiquetas aparece el sitio de extracción, así que tomate tu tiempo y verifícalo)

#3 Que cumpla con todas las pruebas de salubridad de las instituciones competentes.

Aunque el agua sea extraída del sitio más puro del planeta, en donde se almacene para su transporte y posterior embotellamiento puede contaminarla.

Certificar que el agua es potable (es decir, que cumple con la calidad sanitaria para que sea consumida por humanos) puede significar que pase por más de 200 exámenes y procesos.

Sonaba sencillo ¿no?
Así que la próxima vez que vayas a beber agua, levanta tu vaso y verifica que cumpla con los criterios de calidad sanitaria. Podría salvarte la vida y definitivamente mejorara la calidad de ésta.

Contorles de calidad para el agua